Quedó pendiente la semana pasada y aquí está. Una encerrona no es la fiesta de cumpleaños del matador que se encierra. Es una prueba muy seria para mostrar el grado de dominio que el protagonista ha conseguido. En una encerrona, lo primero que debe de haber son toros con facha de eso, de toros y además, en puntas. Mejor, si son de diferentes encastes, para que el examinado demuestre la sapiencia que a lo largo de su carrera ha alcanzado. Las lidias deben contener la ortodoxia de la verónica y la imaginación desbordada en una larga variedad de quites. Si el diestro banderillea, le incumbe hacerlo con maestría, precisión de reloj suizo y asomándose al balcón en cada embroque. Las faenas de muleta estarán comprometidas a lograrse con un pozo hondo de sentimiento y verdad, después de cada remate de pecho debe venir un adorno que muestre largueza de catálogo. Las estocadas corresponderán a la altura de lo obtenido con los trapos.  
El pasado dieciséis de septiembre fuimos a la “Ranchero Aguilar” en Tlaxcala, a la encerrona de José Luis Angelino. Llegamos con toda la ilusión de ver a un maestro que tiene mucho temple, técnica y arte, pero el desencanto nos invadió cuando salió el primer toro. Un animal de desecho de la Soledad con la cornamenta defectuosa. Impresentable para un examen de doctorado.
El segundo fue un toro-toro de Tenexac, precioso de lámina, cárdeno, largo como un tren, hondo y bien redondeado de culata. Además, fue bravo, noble y de buen estilo, al que José Luis Angelino toreó con la escrupulosidad y el arte que el toro requería, aunque debo decir que no lo mató, sino que ya estoqueado el toro se cayó y un subalterno taimado, puso el pie y cargó el peso de su cuerpo sobre el rabo para que el merengue no se levantara. Aquí, también, hay que decir, que otro de la pandilla, el puntillero, cada vez que se acercaba por detrás -ya se sabe, la manera mexicana de apuntillar es traicionera, por eso, la pueden realizar gordos habilidosos que no tienen otro papel en el guion-, éste, antes de dar el cachetazo, aprovechaba para sumir más el estoque disimuladamente y de inmediato, sacarlo.
Pasando por alto esos actos vandálicos, parecía que la tarde se enderezaba. Las ilusiones volvían a tomar aliento. Sin embargo, no fue así. Lo que siguió fue lastimoso, una burla para el noble público que apenas protestó la presencia del resto de la corrida en la que los toros de Atlanga, Reyes Huerta y Rancho Seco tuvieron estampa de novillos y algunos hasta de erales, y por si fuera poco, de desecho. El de don Hugo García Méndez tuvo más presencia.
Habiendo doblado el tercer bovino corrido, la encerrona cambió dogmas por relajamientos. El matador Angelino se fue a mudar, dejando el terno manzana y oro, y poniéndose un precioso traje de charro. Vestido de esa manera y con la muy escaza presencia de los bóvidos, la tarde tomó aires de festival. Mariachis, convidadas a banderillear sin que la mayoría de los invitados estuvieran a la altura, complacencias musicales y lo imperdonable, la poquedad de los morlacos.
El que firma lleva vistas varias encerronas que parecen el agasajo del matador. Se han confundido los conceptos. Cuando se tiene inteligencia, surge una cuestión insalvable, el conocimiento de que no es lo mismo pretender librarla como se pueda, que hacerlo como Dios manda.
Con toreros como José Luis Angelino, el de la preciosa faena barroca hace años en la Plaza México, el de la lidia perfecta al toro de De Haro allá mismo y el que toreó por nota la tarde que nos ocupa al toro de don Sabino y doña Paz Yano, siempre me queda la expectativa de que en el hotel, cuando el diestro toma el regaderazo y en la soledad del cuarto de baño se acaba la coba, frente al espejo queda un hombre desnudo de cuerpo y alma, que está al corriente de que mucho de lo acontecido en la tarde ha sido simulado y aunque tenga la certeza de que logró un éxito económico, un kilo de orejas baratísimas y las fotos de la salida a hombros que exigía el apoderado, en el fondo, sabe que no alcanzó la cota. Es que la competencia más dura es la que se da contra uno mismo. La vida es sabia y coqueta, en las pruebas trascendentales nos da doble papel, el de examinado y el de sinodal, y así, ¿dónde carajos cabe la coba?.
   
VER TODOS
 
   
Consternados, dolidos


   
A gritos


   
Los amargados


   
La del coeficiente intelectual


   
La conquista del paraíso


   
El anillo único


   
La intertextualidad del arte


 

 

Derechos Reservados 2012 | DE PURISIMA Y ORO | info@depurisimayoro.com | MÉXICO

 

  Creado por 03integral 2017