El arte de la nostalgia, así la definiría. Los sueños, las palabras, el amor, los signos, las despedidas, los recuerdos, los nacimientos, los reencuentros, la muerte, lo posible, lo imposible, los deseos, todo lo que va formando la existencia es lo que hace a la literatura. El hombre siempre ha sentido la necesidad de poner por escrito sus recuerdos, sus proyectos, sus sentimientos y su imaginación, cuando le da forma, cuando lo hace de una manera artística está creando literatura. Por eso, para conocer más del mundo, para compartir sentimientos, para ampliar nuestros horizontes es preciso leer buenos libros, porque las letras ensanchan el horizonte y lo hacen creando un diálogo silencioso entre el emisor y el receptor. Los dos son responsables de lo que se diga o se interprete porque en las letras nada es inocente todo tiene un significado.
 
El escritor tiene la responsabilidad de lo que diga en su narración. Está obligado a decir los por qués, aún en sus textos más fantásticos tiene que ser creíble. Además, debe vigilar que lo escrito no contenga un claro mensaje ideológico, que el discurso literario no esté al servicio de otros discursos, por ejemplo: el político. ¿Por qué? porque lo literario es escritura gratuita, es decir, se escribe porque si, porque se tiene la necesidad de decir algo. El lector, a cambio, tiene que llenar la distancia entre el escritor y él. Tiene que decidir el significado y todo lo que está en un texto tiene significado. En cuanto empieza a leer, comienza a crear expectativas. Y la literatura es la continua ruptura de las expectativas; si estás no se rompen no se está leyendo una producción sino una reproducción. La literatura es sorpresa, desconcierto, imaginación.
 
Hablando de definiciones, podríamos decir que la literatura es el arte cuyo fin es la representación e interpretación de la realidad en todas sus formas por medio del lenguaje escrito. Literatura también es el estudio e interpretación de las bellas letras, pero no es el lenguaje bello, o más bien, no sólo es lenguaje bello. Es darle profundidad a las cosas, sobre todo a los personajes, es volverlos humanos. Ligar la literatura con lo bello es muy difícil, porque ¿qué es lo bello?. Lo bello únicamente es un consenso social. Hablar de ella en relación a la sintaxis y a la preceptiva es restarle sentimientos.
 
Por eso, si a mí me preguntaran una definición de literatura, yo diría que literatura es el arte natural de rememorar a alguien que se ha marchado. También, es el arte natural de la nostalgia, es la gracia divina de acercar lo lejano.
                                                                                                                              Mayo 06, 1997.
   
VER TODOS
 
 

 

Derechos Reservados 2012 | DE PURISIMA Y ORO | info@depurisimayoro.com | MÉXICO

 

  Creado por 03integral 2017