Este sábado 4 abril, en la plaza Jorge “Ranchero” Aguilar de la ciudad de Tlaxcala, tendremos la oportunidad de asistir a la “encerrona” de Uriel Moreno “El Zapata”, evento denominado “La epopeya del sentimiento revolucionario del toreo”...
 
Un torero “productivo” significa, aquel que hace uso de sus recursos con eficiencia; triunfa la mayoría de las tardes, y esto se traduce en ganancia económica. Tal es el caso de Uriel Moreno Macías, que a lo largo de sus 19 años de alternativa, es un torero “productivo”, que ha toreado en promedio 30 corridas por año, genera fuentes de empleo e impulsa a nuevas generaciones a través del Centro de Alto Rendimiento que el mismo dirige. En el plano empresarial, es como si Uriel Moreno es el dueño y director general de la empresa “El Zapata”, la cual es bastante “rentable”, es decir, “que produce una renta suficiente o remuneradora”. En el mundo taurino hay cientos de toreros, pero pocos son “rentables”, sobre todo en México, muy pocos reciben una buena remuneración.
Para lograr esta productividad y rentabilidad, desde que tomó la alternativa el 11 de mayo de 1996 en la ciudad de Puebla, con Eloy Cavazos como padrino y Miguel Espinosa “Armillita” de testigo con toros de Reyes Huerta, Uriel Moreno “El Zapata” ha sido capaz de darle claridad y rumbo a su carrera. Cada año, cada temporada, ha incorporado objetivos, estrategias, y metas específicas a su empresa.
Este sábado 4 abril, en la plaza Jorge “Ranchero” Aguilar de la ciudad de Tlaxcala, tendremos la oportunidad de asistir a la “encerrona” de Uriel Moreno “El Zapata”, evento denominado “La epopeya del sentimiento revolucionario del toreo”. Por primera vez en su carrera, el Zapata lidiará y matará en solitario, seis toros de afamadas y legendarias ganaderías tlaxcaltecas (Piedras Negras, De Haro, Tenexac, Rancho Seco, Reyes Huerta y Atlanga). Que por cierto, productividad también se refiere a los ganaderos de los toros señalados, estos han demostrado en los últimos años, ser muy eficientes por el tipo de productos (toros bravos) que mandan al ruedo.
¿Pero qué significa una “encerrona”? Todo matador de toros tiene la obligación de estar preparado física, mental y espiritualmente para lidiar con capote y muleta, por lo menos dos toros en cada corrida. Es importante señalar, como es el caso del maestro Zapata, que los matadores de toros banderilleros, requieren mayor preparación física y mayor concentración para cuidar al toro durante el segundo tercio. Además el torero debe llegar al último tercio, o sea, a la faena de muleta, con la fuerza física necesaria para hacer una buena faena y matar al toro con decisión y gallardía.
Normalmente, en cada corrida vemos anunciados tres toreros con seis toros. Cada torero tiene que lidiar y matar dos toros, esto representa un esfuerzo por coleta del 33.3%. Si en una corrida hay un mano a mano, cada torero hará el esfuerzo de un 50%. Pero si un torero hace la gesta de lidiar y matar en solitario los seis toros, únicamente con el descanso de 3 o 4 minutos entre toro y toro, este esfuerzo representaría un 66.6% adicional de lo que normalmente están acostumbrados los toreros. Lo que quiero explicar es que una “encerrona” representa un esfuerzo sobre humano.
A los que nos gusta hacer ejercicio, podríamos comparar la “encerrona” con el esfuerzo de correr un maratón (42 kilómetros). Si una corrida de toros con seis toros y tres toreros fuera un maratón, cada torero tendría que completar, con sus descansos respectivos, 14 kilómetros. Con esta distancia, cualquier persona que este “medianamente” preparada, físicamente podría correr 14 kilómetros, cualquier torero “medianamente” preparado, físicamente puede aguantar la lidia de 2 toros. Pero correr un maratón, como lidiar en solitario seis toros, son palabras mayores. Esto requiere una preparación especial y la fuerza mental para completar esta difícil prueba. Un torero en una “encerrona” debe de tener oficio, técnica, capacidad, inteligencia, variedad y recursos. No cualquiera…
En esta encerrona, hay que resaltar la selección del ganado. Veremos seis toros que garantizan espectáculo por su encaste y tradición, y a su vez seguramente veremos algunos toros que presentaran complicaciones, propias de su bravura, que el maestro Zapata tendrá no solo que resolver, si no dar el espectáculo necesario para mantener al público entretenido.
Otro dato interesante, es que Uriel Moreno “El Zapata” es un torero diferente, que representa la tradición del toreo mexicano, el cual, si bien no tiene que demostrarle nada a nadie, me parece que atinadamente llega a su primera encerrona en un gran momento como torero y como hombre, con la madurez y la ambición necesaria para mandar las señales, sobre todo a la empresa de Madrid, que tenemos una figura en México con los méritos necesarios para ser considerado en esa y en las mejores plazas y en los mejores carteles del mundo taurino.
Uriel Moreno “El Zapata” ya ha llegado muy alto en la historia del toreo, sin embargo, los que lo conocemos, sabemos que además de esta encerrona, todavía tiene retos muy importantes que cumplir. Suerte maestro!!
*Fernando Charcó es matador de toros (Fernando Flores) y Maestro en Administración y Negocios por el Tec de Monterrey y McCombs School of Business de la Universidad de Texas en Austin.
   
VER TODOS
 
   
Animales de circo


   
Reglas claras: El concurso de ganaderías


   
La ecolatría y las corridas de toros


   
La tauromaquia, el arte y lo bello


   
Tenexac, el arte colonial y la buena crianza


   
Todo un personaje


   
Lorca de Celeste y Oro


 

 

Derechos Reservados 2012 | DE PURISIMA Y ORO | info@depurisimayoro.com | MÉXICO

 

  Creado por 03integral 2017